Recuperar el pasado para crear futuro.

SIN RETORNO, un proyecto social destinado a combatir el paro y la despoblación rural, se afianza en Cuenca.

El "real life" SIN RETORNO proyecta la primera eco-aldea sostenible construida en 3- D, del mundo.

SIN RETORNO se presenta como el proyecto social, capaz de luchar contra la continua despoblación de las zonas rurales. Sus herramientas para conseguirlo son las que ofrece el siglo XXI; internet y el mundo audiovisual, puestos al servicio de un objetivo social. Una buena causa que llevará al público a conocer a los verdaderos héroes del siglo XXI.

Sólo unos pocos se quedarán. 15 Parejas de entre 18 y 40 años, dispuestas a emprender una nueva vida en el mundo rural, competirán por conseguir un trabajo y un hogar permanentes. Deberán adaptarse y adaptar ese nuevo entorno a sus necesidades.

El formato, creado por SIN RETORNO -real life-, no deja indiferente a nadie, fundamentalmente, porque su objetivo es social. Y en el momento social y económico que vive España, una iniciativa de estas características se presenta como imprescindible. 

SIN RETORNO sigue reclutando adeptos.

La repoblación del campo y su rejuvenecimiento son objetivos compartidos por instituciones públicas, tanto españolas como europeas. S.R. pretende contribuir a esos objetivos y conseguir un futuro para personas en edad de trabajar que no disponen de empleo y, por lo tanto, tampoco pueden acceder a una vivienda independiente. Y además, situarlo en zonas que lo necesitan.

El proyecto de repoblación rural, SIN RETORNO, avanza con paso firme. La negociaciones con las instituciones públicas  de Cuenca, para la localización y el desarrollo del proyecto, comienzan a dar fruto. La Primera Edición del Real Life se realizará en La Alcarria conquense.

El compromiso fundamental es dotar de vivienda y empleo a siete parejas de emprendedores. 

La construcción de las casas queda garantizada tras el acuerdo alcanzado entre SIN RETORNO The Real Life  y una innovadora empresa española, BEMORE 3 D, que será la encargada de hacer realidad la primera eco-aldea sostenible impresa en 3 D del mundo.

Nadie dijo que fuera fácil. Tampoco lo será para las parejas que pretendan conseguir unos premios tan codiciados como son, hoy en día, vivienda y trabajo.

Los concursantes tendrán que sudar y trabajar duro. Serán personas reales, con sus virtudes y defectos. Tendrán que salir adelante día a día, aprender, vivir y convivir.

El público vivirá con ellos, sufrirá con ellos y se emocionará con ellos. Ellos, serán los nuevos héroes de la vida real.

Como nota de color, el concurso incluye otro concurso para sacar el máximo partido a las viviendas de los ganadores. Una competición entre jóvenes diseñadores e interioristas que, además de premios, obtendrán visibilidad y un magnífico escaparate para su trabajo.

Dos concursos para un Real Life que se empeña en contribuir al desarrollo de las zonas rurales, mientras se preocupa por conseguir vivienda, trabajo y futuro para los jóvenes más emprendedores.

También se han iniciado contactos con importantes empresas para el patrocinio de este ambicioso proyecto. Complicado, pues sí, pero sabemos que nuestro proyecto tiene muchos adeptos y, desde luego, es una gran causa. Merece la pena.

PREMIA A 7 JÓVENES PAREJAS

 con  VIVIENDA a estrenar + EMPLEO estable.