Conservación y Explotación de Olivos ya existentes.

El olivo es uno de los cultivos frutales más antiguos, con evidencias de su domesticación desde hace más de 5.500 años. Es originario de Oriente medio y al inicio del primer milenio a.C. se esparció por el Mediterráneo con el comercio fenicio. En la Península Ibérica se expandió durante la colonización romana y posteriormente durante el período árabe. Inicialmente se valoraba para hacer luz, ungüento corporal, fruto conservable en sal, forraje y madera para trabajar y quemar. Después, tomaría importancia básica como grasa alimenticia en exclusiva. 

RECUPERACIÓN DE LA ACTIVIDAD BIOLÓGICA DEL SUELO

La forma más eficiente de recuperar la actividad biológica de un suelo es mediante la incorporación de materiales orgánicos frescos y con fuerte carga microbiana (es decir, compuestos vivos). Además, es imprescindible mantener una cubierta vegetal. Así, la fertilidad física y la biológica se retroalimentan mutuamente. 

BALANCE DE NUTRIENTES

La producción ecológica busca el mayor cierre posible del ciclo de nutrientes dentro de la explotación, como el retorno al suelo de la rama de poda mediante la trituración. Los subproductos no comerciales del molino como el orujo, hojas o ramitas se pueden compostar y devolver al suelo.

LA ACEITUNA

España es el primer productor de aceitunas de mesa del mundo. El 21% de las "olivas" que se consumen en el planeta son españolas.

(Texto elaborado con datos generales del sector: ASEMESA.)